NOTICIAS

11/03/2022

¿Por qué el precio récord de la gasolina no se resuelve extrayendo más petróleo en Estados Unidos?

11/03/2022

    • Fuente: CNN ESPAÑOL | Ella Nilsen | ONEXPO

 

¿Por qué el precio récord de la gasolina no se resuelve extrayendo más petróleo en Estados Unidos?

¿Se salvará Estados Unidos de la crisis energética mundial? A medida que el precio del crudo y la gasolina se dispara en Estados Unidos, los políticos de ambos partidos han planteado una solución aparentemente fácil: extraer más petróleo para aliviar los precios en las estaciones de servicio y suministrar energía adicional a Europa.

¿Por qué el precio de la gasolina en EE.UU. sube a niveles récord y por qué se mantendrá así mucho tiempo?

“El presidente debe poner fin a su guerra contra los energéticos de Estados Unidos”, dijo el senador republicano John Barrasso de Wyoming en una declaración reciente.
“Los republicanos han exigido que el gobierno libere de las cadenas a los productores de energía de EE.UU. desde que el presidente Biden asumió el cargo. Tenemos la energía en casa y debemos usarla”, insistió.

Pero EE.UU. ya es de hecho el principal productor mundial de petróleo crudo, con alrededor de 11,6 millones de barriles por día en diciembre, y ese suministro ha ido aumento, dijeron expertos en energía a CNN. El país también es el mayor consumidor de petróleo del mundo, utilizando alrededor de 21 millones de barriles por día en 2019. Lo que representa el 20% del total mundial.

Bajo el suelo estadounidense se encuentran reservas probadas de petróleo que ascienden a un estimado de 38.200 millones de barriles, las cuales aún no se han explotado, según la Administración de Información de Energía de EE.UU. Pero existe un gran impedimento para que el país use ese petróleo: tiende a ser más liviano y diferente del crudo importado más pesado del que dependemos actualmente.

La idea de que EE.UU. puede ser completamente independiente en materia de energía ––y que así combatiría el aumento de los precios de la gasolina–– es una fantasía, advirtieron numerosos expertos a CNN.

Lo que realmente les importa a los estadounidenses y a los funcionarios estadounidenses es el precio de la gasolina. Y eso no tiene casi nada que ver con si somos independientes en términos de energía o no, explicó Bob McNally, presidente de Rapidan Energy Group. ¿Puede Estados Unidos protegerse de la volatilidad en el mercado mundial del petróleo?

La respuesta es no.

Es muy pronto para saber si el impacto actual del precio de la gasolina provocará un cambio sobre la manera en que los estadounidenses consumen petróleo. Pero, los expertos apuntan a que sí está obligando a analizar detenidamente cómo lo usa el país.

Los precios de la gasolina y el diésel, a más de US$ 5 por galón, se muestran en una estación de servicio en Monterey Park, California, el viernes 4 de marzo de 2022. (Crédito: FREDERIC J. BROWN/AFP via Getty Images)“El problema al que se enfrenta Estados Unidos desde una perspectiva de seguridad es que dependemos del petróleo”, dijo a CNN Sam Ori, director ejecutivo del Instituto de Política Energética de la Universidad de Chicago. La idea de que si producimos más petróleo de alguna manera eso ayudaría con el problema, simplemente no es cierta, indicó.

Por qué extraer más petróleo no reducirá el precio de la gasolina

Hay muchas razones que lo explican, pero la más importante radica en que el petróleo es verdaderamente un producto básico global, dijeron expertos a CNN. El costo global del petróleo determina el precio de la gasolina en EE.UU. En ese sentido, es imposible divorciar ese precio de la dinámica global cambiante.

Los mercados de energéticos son globales. El mercado del petróleo incluso más que el del gas natural, dijo la analista de energía Rachel Ziemba. “No es realista, en mi opinión, cerrar [EE.UU.] y ser energéticamente independientes. Y decir: Lo siento, muchachos, somos independientes y ustedes no nos importan, destacó,

Estados Unidos obtiene la gran mayoría del petróleo crudo que importa de Canadá (4 millones de barriles por día), México (492.000 barriles por día) y los gigantes petroleros de Medio Oriente como Arabia Saudita e Iraq (un total de 695.000 barriles por día). Organizaciones como la OPEP tienen una gran influencia en los precios, los cuales fluctúan debido a los objetivos de producción.

El precio del petróleo ya estaba subiendo antes de la guerra de Rusia en Ucrania, porque Arabia Saudita y Rusia estaban produciendo menos combustible de lo que prometieron, reportó CNN.

Los 5 principales compradores de petróleo ruso Todo el mundo paga el mismo precio por el crudo, dijo McNally.

También está el hecho de que Estados Unidos consume un tipo de petróleo diferente al que produce.

McNally comparó el tipo de crudo ligero que produce Estados Unidos con el champán y el crudo pesado que importa con el café.

También es importante destacar que las refinerías de petróleo de EE.UU. se construyen para procesar este crudo importado pesado y pegajoso, similar a separar los posos de café, dijo McNally.

Incluso dejando de lado las complejidades relacionadas con las calidades del crudo y las dietas o configuraciones de las refinerías y el papel de los biocombustibles, EE.UU. todavía necesita importar petróleo, pues los suministros internos aún se encuentran por debajo de su gigantesca demanda de petróleo.

A pesar incluso de haber crecido enormemente en los últimos 10 años, escribió Claudio Galimberti, experto en mercados petroleros y vicepresidente de análisis de Rystad Energy, en un correo electrónico a CNN.

Extracción en el campo petrolífero de Inglewood en Los Ángeles, California. El petróleo que produce EE. UU. no es del mismo tipo que se prepara para refinar.

El gas natural presenta un panorama diferente. A diferencia de Europa, que depende en gran medida de Rusia para su suministro de gas natural, EE.UU. produce casi todo el que necesita en casa. De hecho, una de las soluciones a corto plazo para ayudar a Europa a separarse del gas ruso es aumentar los envíos de gas natural líquido a Europa desde EE.UU.

No obstante, McNally indica que el concepto de independencia energética no le importa a la mayoría de los estadounidenses. Lo que importa es el precio de la gasolina y del gas en la estaciones de servicio.

¿Y los efectos para el cambio climático de más extracción de petróleo?

También hay fuertes implicaciones para el cambio climático en las nuevas perforaciones. El año pasado, la Agencia Internacional de Energía advirtió que no se deberían aprobar nuevos proyectos de petróleo y gas si buscamos mantener el aumento de la temperatura global por debajo de 1,5 grados. Justamente, un umbral crítico que los científicos advierten el planeta no debe superar.

El presidente Joe Biden, los demócratas en el Congreso y los grupos de activismo en temas climáticos también han pedido a EE.UU. impulsar la producción nacional de energía renovable, como la eólica y la solar. Además de llevar la industria automotriz y a los consumidores hacia los vehículos eléctricos.

Si la mayoría de los consumidores condujeran vehículos eléctricos, los impactos en el precio de la gasolina no los golpearían tanto.

“Incluso si abasteciéramos todas nuestras necesidades de petróleo y gas actuales a nivel nacional, nunca tendríamos control total sobre el precio, porque las acciones de Putin influyen en el precio”, explicó a CNN el senador Martin Heinrich, demócrata de Nuevo México. Heinrich dijo que las tecnologías más limpias como las bombas de calor eléctricas y los vehículos eléctricos cortan esa influencia.

Permisos de petróleo y gas de Biden van al mismo ritmo que los de Trump

Los legisladores republicanos, en especial, han criticado al gobierno de Biden por lo que han caracterizado como una agenda energética que prioriza la acción climática y de energía limpia sobre la perforación de combustibles fósiles.

“Se trata de reemplazar el petróleo ruso con recursos estadounidenses y norteamericanos que esta administración ha sofocado, seamos sinceros, en su decreto sobre tierras públicas, su decisión de detener a Keystone”, dijo recientemente el senador republicano Rob Portman de Ohio. Hay cosas que podemos hacer para que nuestra producción vuelva a estar donde estaba.

En efecto, el gobierno de Biden ha puesto más énfasis en el desarrollo de energías renovables. Su objetivo de desarrollo de energía eólica marina, por ejemplo, va mucho más allá de lo que la administración Obama se había propuesto lograr. Pero incluso con sus prioridades de energía limpia, los números de permisos de petróleo y gas del gobierno Biden hasta ahora han seguido el ritmo de los primeros años de la administración Trump.

El gobierno de Biden aprobó 3.537 permisos para perforaciones en su primer año, más que el número emitido por la administración Trump en cada uno de sus primeros tres años, según un análisis de CNN de los datos de permisos de perforación de la Oficina de Administración de Tierras.

La administración Trump aprobó 2.658 permisos en 2017, 3.332 en 2018 y 3.415 en 2019, antes de acelerar el número de aprobaciones a 5.367 en 2020.Biden detuvo el ritmo de nuevos arrendamientos de petróleo y gas al comienzo de su administración. Pero, esa pausa se acabó después de que un juez federal en Louisiana bloqueara la medida.

Y el retraso más reciente en los permisos de petróleo y gas se debe una demanda presentada por fiscales generales republicanos.

Ahora, el gobierno está atrapado entre su objetivo a corto plazo de bajar los precios de la gasolina y su objetivo a largo plazo de instalar más energía limpia y vehículos afines, y reducir las emisiones de carbono. “Creo que lo que están tratando de hacer ahora es reconocer que existe un objetivo a corto plazo de reducir la dependencia global de la energía rusa”, dijo Ziemba.

Eso significa encontrar suministros adicionales de petróleo y gas de otras jurisdicciones, incluso en casa, al igual que cambios en la conservación y el consumo y el despliegue adicional de energía más limpia.