NOTICIAS

19/06/2019

¿Hacia dónde va el negocio de las Estaciones de Servicio?

 

Fuente: SURTIDORES.COM.AR                       Fecha: 19/06/2019


Ninguna empresa, no importa el rubro, no importa el tamaño, debería tomar decisiones sin tener previamente establecida su estrategia, particularmente su visión del negocio. En estos tiempos de cambios, de nuevas tecnologías, de nuevos modelos de negocios este dogma toma más relevancia y se hace fundamental. No hacerlo sería como manejar a ciegas en una noche de tormenta. La tormenta y la oscuridad en el actual escenario de cambio tecnológico empeoran a cada minuto, y las probabilidades de éxito sin un rumbo claro, son casi nulas.  


Una visión es una imagen del futuro que deseamos crear, descripta en el tiempo presente, tal como si estuviese sucediendo. Qué quiere ser la empresa, donde queremos ir, y como seremos cuando lleguemos allí. Una visión infunde forma y rumbo al futuro de la organización y ayuda a los miembros de esta a fijar metas que sirvan de impulso. 


Visión no es lo mismo que misión, la misión es una declaración de los valores y filosofía de la organización, no forma parte de la estrategia. De alguna manera, podría decirse que la misión marca los límites dentro de los cuales la empresa se mueve para llevar a cabo su misión. El otro elemento que tenemos que tomar en cuenta cuando definimos o analizamos la visión es el propósito estratégico.  El concepto de propósito estratégico implica cuantificar una visión para 5 ó 10 años. ¿Dónde quiero llegar? ¿Cuál es mi meta principal en un futuro cercano? ¿qué productos o servicios voy a ofrecer? 


El propósito estratégico señala un determinado punto de vista sobre la posición competitiva a largo plazo que una empresa espera conseguir en 5 a 10 años. Por lo tanto, transmite un sentido de orientación, un sentido de descubrimiento y un sentido de destino; estos son los elementos que demuestran la existencia de un propósito estratégico. 


Para convertir un propósito estratégico en realidad es necesario que contenga y transmita un aspecto emocional. Que todas las personas que trabajan en la organización comprendan cuál tiene que ser su contribución y se esfuercen por cumplirla, a la manera de un barco de remos, que necesita del esfuerzo conjunto para llegar a la meta. 


En el mundo de las Estaciones de Servicio la necesidad de que sus dueños definan una visión del negocio se hace cada vez más necesaria y urgente. Los cambios tecnológicos, las nuevas tendencias de los consumidores, el desarrollo de nuevos tipos de combustibles, la irrupción de los autos eléctricos, y los nuevos modelos de negocios están impactando cada vez más fuerte en la concepción original del negocio y obligan a replantear su presente y su futuro. 


Sin ir más lejos en países como Irlanda, Australia, Inglaterra, el principal generador de rentabilidad y volumen de transacciones ya no es más la venta de combustibles, sino las tiendas de conveniencia y los locales de comida. Marcas como Apple Green en Irlanda o CK en los países nórdicos o 7-Eleven en Australia han demostrado el gran poder de atracción que estos “nuevos negocios” tienen para los consumidores y utilizan las mismas marcas de tiendas y locales de comida para venta de combustibles. 


Según un estudio presentado por NACS las tradicionales marcas de combustibles (las 4 grandes) año a año vienen perdiendo terreno contra marcas de Comidas Rápidas y Tiendas de Conveniencia como WAWA, SHEETZ y muchas otras más que día a día suman a sus negocios de comida el despacho de combustible y se ganan la fidelidad de sus clientes ofreciéndole un buen café junto con su carga de combustibles.  


Junto con esto, el desarrollo de nuevos tipos de combustibles está cambiando la fisonomía de las estaciones, ya que las mismas incorporan cargadores eléctricos, y comienzan a ofrecer diferentes combustibles alternativos. Es decir, en tanto en Europa como en los Estados Unidos, las Estaciones de Servicio son cada vez más lugares de destino, en donde tanto los vehículos, como sus conductores y las familias de estos se “llenan de diferentes tipos de Energías”. 


En los últimos años el mercado Chileno de combustibles se ha sumado a esta tendencia y hoy en día los locales PRONTO y UPA! se han convertido en las principales herramientas de diferenciación, atracción y retención de clientes para las dos principales marcas de combustibles de dicho mercado (Copec y Shell) ; y es tan grande el desarrollo alcanzado por ambas marcas que ya están abriendo tiendas y locales de comida fuera de las Estaciones de Servicio. 


Estas tendencias globales y regionales refuerzan la necesidad de repensar el set de productos y servicios que se ofrecen hoy en las Estaciones de Argentina y forzar a que sus dueños desarrollen un visón del futuro de sus negocios y ponerse a trabajar en ella. 


Una visión es una imagen del futuro que deseamos crear, y que evita que futuro sea igual al presente o al pasado. Esta visión necesita ser abierta en su creación, para enriquecerse con la participación y el compromiso de todos los miembros clave de la empresa y debe ser diseñada pensando en quienes son o serán nuestros clientes y que es lo que ellos esperan de nosotros. ¿Qué papel jugarán las tiendas en la rentabilidad futura del negocio? ¿Qué tipo de oferta conviene desarrollar? ¿Tiene sentido armar un modelo propio de tienda o sumarme a una franquicia ya desarrollada? ¿Cómo se integran ambos negocios, qué sinergias se pueden explotar para atraer, retener y fidelizar clientes?  


En muchos casos, no basta solo con hacerse estas preguntas. Hay que visitar mercados más desarrollados, evaluar casos de éxito regionales y contactar a expertos en el sector. Un Coach de Negocios con conocimientos, experiencia en el rubro y dedicación a tu éxito, es la solución para ayudarte a pensar, desarrollar dicha visión y poner en marcha los panes necesarios para crear el futuro del negocio.